Ecuador

Ecuador esta situado en la parte noroeste de América del Sur. Limita al norte con Colombia, al sur y este con Perú, y al oeste con el Océano Pacífico. Tiene una extensión de 283.561 km2 y una población de casi 15 millones de habitantes. Se caracteriza por su gran diversidad geográfica, económica, étnica y cultural, que, a grandes rasgos, corresponde con las cuatro regiones que lo conforman: la costa, la sierra, la Amazonía y las islas Galápagos. Destaca por ser el país con mayor concentración de ríos por kilómetro cuadrado en el mundo.

Su economía ha crecido con una tasa promedio asombrosa del 2,8%, que ha conllevado la entrada en el grupo de países considerados de IDH alto (Índice de Desarrollo Humano). Este crecimiento se debe principalmente a la extracción del petróleo que representa el 40% de las exportaciones, y en segundo lugar se encuentra el sector agrícola. Ecuador destaca en el envío al extranjero de grandes cantidades de banana, flores cortadas, y el octavo productor mundial de cacao. Además, también es significativa su producción de camarón, caña de azúcar, arroz, algodón, maíz y café. Sin embargo, la producción industrial sigue siendo escasa y se concentra en Quito, Guayaquil y Cuenca, y está dirigida principalmente al mercado interno.

A pesar del crecimiento económico registrado, la tasa de pobreza en el país sigue aumentando, pasando de 3,9 a 8,4 millones entre 1998 y 2008. Hoy en día más del 70% de la población del país es pobre. El 10% de la población más rica posee el 42,5% de la renta, mientras que el 10% de la población más pobre solamente cuenta con el 0,6% de la renta. En las zonas rurales donde vive el 40% de la población se calcula que el 60% vive en condiciones de pobreza, con escaso o prácticamente ningún acceso a la tierra. Según el mapa de la pobreza realizado por el Inec en el año 2010, las provincias/regiones con mayor pobreza por necesidades básicas insatisfechas son Bolívar con 73,6%, Los Ríos 71,7% y toda la Amazonía con 71%.

El crecimiento económico vivido en el país con la extracción y explotación de los minerales fósiles, más que en la creación de un desarrollo socio-económico endógeno, ha tenido distintas consecuencias sociales relacionadas con el aumento de la pobreza especialmente en el sector rural. De este modo, se ha producido un aumento de las familias que no tienen acceso a los servicios básicos, escasos niveles de formación y altos índices de abandono escolar.

Finalmente, cabe destacar que el incremento de la migración hacia las grandes ciudades y al exterior es otra consecuencia del crecimiento económico desigual de Ecuador. Se estima que aproximadamente 3.000.000 de ecuatorianos y ecuatorianas viven fuera del país y se localizan en Europa (España, Italia e Inglaterra, principalmente) o en los EEUU. La migración provoca entre sus consecuencias la separación, al menos temporal, de las familias y, en muchos casos, su desintegración definitiva.